Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web, abonar USD 12 mediante WESTERN UNION. Puede solicitarnos nuestros datos por email a ventasninapezediciones@gmail.com

    POR FAVOR REALICE LA ORDEN DE COMPRA MEDIANTE ESTA PÁGINA Y LUEGO EL PAGO MEDIANTE WESTERN UNION. SÓLO ENVIAMOS EL LIBRO EN VERSIÓN DIGITAL, NO IMPRESA.

    UNA VEZ REALIZADO EL PAGO, ENVÍENOS EL COMPROBANTE VIA EMAIL A VENTASNINAPEZEDICIONES@GMAIL.COM


    La orfandad como invención, la paternidad como borramiento, el amor como canibalismo, la música como sortilegio, la adicción como poesía. Distintas formas del miedo pueden resonar con distintas formas del amor cuando se las oye a la luz de la sinestesia, esa palabra que nombra el modo en que dos sentidos actúan al unísono. 


    De verdad sentía que iba a desaparecer.

    Era un miedo totalmente novedoso para mí.

    No es el miedo a morirse,

    no es el miedo al cambio en el sentido de transformación o de crecimiento.

    No se puede comparar con ninguna angustia de ese tipo, era de verdad,

    miedo a la combustión espontánea, a que cada partícula de mi cuerpo

    olvidase por completo su ligadura a las demás

    y el viento me arrastrase como ceniza seca, igual que a un vampiro muerto.

    Sinestesia local - Juan Pablo Cozzi

    $1.500,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web, abonar USD 12 mediante WESTERN UNION. Puede solicitarnos nuestros datos por email a ventasninapezediciones@gmail.com

    POR FAVOR REALICE LA ORDEN DE COMPRA MEDIANTE ESTA PÁGINA Y LUEGO EL PAGO MEDIANTE WESTERN UNION. SÓLO ENVIAMOS EL LIBRO EN VERSIÓN DIGITAL, NO IMPRESA.

    UNA VEZ REALIZADO EL PAGO, ENVÍENOS EL COMPROBANTE VIA EMAIL A VENTASNINAPEZEDICIONES@GMAIL.COM


    La orfandad como invención, la paternidad como borramiento, el amor como canibalismo, la música como sortilegio, la adicción como poesía. Distintas formas del miedo pueden resonar con distintas formas del amor cuando se las oye a la luz de la sinestesia, esa palabra que nombra el modo en que dos sentidos actúan al unísono. 


    De verdad sentía que iba a desaparecer.

    Era un miedo totalmente novedoso para mí.

    No es el miedo a morirse,

    no es el miedo al cambio en el sentido de transformación o de crecimiento.

    No se puede comparar con ninguna angustia de ese tipo, era de verdad,

    miedo a la combustión espontánea, a que cada partícula de mi cuerpo

    olvidase por completo su ligadura a las demás

    y el viento me arrastrase como ceniza seca, igual que a un vampiro muerto.

    Mi carrito