LIBRO EN FORMATO DIGITAL

    Las funciones IMPRIMIR y EDITAR de este libro no están disponibles.

    El envío de link de lectura puede demorar hasta 72 horas hábiles.

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com



    Zara, una nena de ocho años, quería una mascota. Así le llegó de regalo una lora, a quién bautizó Frida. Pronto se hicieron muy amigas. Un día, tras visitar al veterinario, se enteraron de un pequeño detalle. Frida, no era una lora, ¡era un loro! Desde ese momento comenzó una conexión muy especial entre Zara y su mascota. La cual tuvo como principal protagonista al más puro y sincero amor.



    "—Mamá, estoy cansada, le enseñé, le repetí muchas veces y no entiende. Se quiere llamar Frida, así que ya está. Le quedó Frida.

    Su mamá, sin entender nada, le dijo:

    —Zara, ¿cómo se va a llamar así? Es un loro, todos se van a reír ¿qué va a decir la gente? Que es un loro… rarito. No, de ninguna manera. Tarde o temprano tiene que

    entender. Seguí insistiendo."

    La mascota de Zara - Walter R. Andreo (DIGITAL)

    $800,00

    Ver formas de pago

    LIBRO EN FORMATO DIGITAL

    Las funciones IMPRIMIR y EDITAR de este libro no están disponibles.

    El envío de link de lectura puede demorar hasta 72 horas hábiles.

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com



    Zara, una nena de ocho años, quería una mascota. Así le llegó de regalo una lora, a quién bautizó Frida. Pronto se hicieron muy amigas. Un día, tras visitar al veterinario, se enteraron de un pequeño detalle. Frida, no era una lora, ¡era un loro! Desde ese momento comenzó una conexión muy especial entre Zara y su mascota. La cual tuvo como principal protagonista al más puro y sincero amor.



    "—Mamá, estoy cansada, le enseñé, le repetí muchas veces y no entiende. Se quiere llamar Frida, así que ya está. Le quedó Frida.

    Su mamá, sin entender nada, le dijo:

    —Zara, ¿cómo se va a llamar así? Es un loro, todos se van a reír ¿qué va a decir la gente? Que es un loro… rarito. No, de ninguna manera. Tarde o temprano tiene que

    entender. Seguí insistiendo."

    Mi carrito