Reencuentros nació en el año 2015 a raíz de una historia real muy cercana a la autora, quien tomó de esa historia únicamente la enfermedad de la protagonista y ese encuentro fortuito con un desconocido en una parada de colectivo que terminó en una historia de amor.

    Esta novela habla del proceso de reconstrucción de una mujer luego de curarse de un cáncer de mama. Un libro contundente y necesario que transita los estados de ánimo de su protagonista.



    De a poco se fue sacando el vendaje.

    El lienzo, compuesto por una gasa muy fina,

    daba varias vueltas a su pequeña espalda.

    Cuando ya quedaba poco,

    sintió cómo la tela se encontraba adherida a su piel.

    Sin quitar la mirada del espejo,

    descubrió su torso por completo.

    Quedó pasmada al ver su cuerpo mutilado.

    No tenía protuberancias ni pezones, sólo piel.

    Una piel lastimada, como si estuviera quemada

    ocupaba el lugar que tiempo atrás habían ocupado

    sus pechos redondos.

    No pudo evitar llorar. Sentirse fea y poco mujer.

    Reencuentros - María Ciarlo

    $750,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Reencuentros nació en el año 2015 a raíz de una historia real muy cercana a la autora, quien tomó de esa historia únicamente la enfermedad de la protagonista y ese encuentro fortuito con un desconocido en una parada de colectivo que terminó en una historia de amor.

    Esta novela habla del proceso de reconstrucción de una mujer luego de curarse de un cáncer de mama. Un libro contundente y necesario que transita los estados de ánimo de su protagonista.



    De a poco se fue sacando el vendaje.

    El lienzo, compuesto por una gasa muy fina,

    daba varias vueltas a su pequeña espalda.

    Cuando ya quedaba poco,

    sintió cómo la tela se encontraba adherida a su piel.

    Sin quitar la mirada del espejo,

    descubrió su torso por completo.

    Quedó pasmada al ver su cuerpo mutilado.

    No tenía protuberancias ni pezones, sólo piel.

    Una piel lastimada, como si estuviera quemada

    ocupaba el lugar que tiempo atrás habían ocupado

    sus pechos redondos.

    No pudo evitar llorar. Sentirse fea y poco mujer.

    Mi carrito