Para pagar con moneda extranjera envía tu pago de USD 12 (dólares estadounidenses) a ventasninapezediciones@gmail.com mediante PayPal indicando el título del libro que deseas comprar. Luego, nos pondremos en contacto para hacértelo llegar.


    Segunda edición

    Ocho relatos, como dibujos de instantes a mano alzada, de búsqueda y de caminos. A estos personajes se les ha capturado cuando viajan, cuando olvidan, cuando vuelven o se interpelan, se esconden o se muestran carne a la intemperie. También cuando temen, y se dejan caer como gotas por el borde de la mesa. Cada historia está atravesada por un hilo que se va tejiendo entre los huecos de la piel de humanos imperfectos. Sus heridas, sus máscaras, los objetos y colores que construyen su realidad y el filo de esta cuando se hace vidrio a sus pies. Por sus formas de esquivar o perderse en cada paso, puede parecer que están a la deriva, pero quizás esa sea la magia de la palabra, el poder describir y dar sentido a un instante y que, a partir de ahí, sea nuestra historia la que pueda abrir posibilidades infinitas.



    Te dije que quizás los árboles que sembramos nos

    representaban a cada uno de nosotros.

    Y que me imaginaba a todos mis compañeros del jardín

    parados en el lugar de su árbol, cargando el peso de sus vidas.

    Algunos encorvados, otros sin ramas, otros erguidos,

    con flores, acaso felices. Todos ahí en el mismo sitio,

    pero sin tocarse, uno al lado del otro,

    creciendo en soledad.


    Todos tus bichos - Sara Jiménez Molina

    $7.150,00

    Ver formas de pago

    Los envíos pueden demorar hasta 5 días hábiles. Los de preventa, hasta dos meses.

    Calculá el costo de envío

    Para pagar con moneda extranjera envía tu pago de USD 12 (dólares estadounidenses) a ventasninapezediciones@gmail.com mediante PayPal indicando el título del libro que deseas comprar. Luego, nos pondremos en contacto para hacértelo llegar.


    Segunda edición

    Ocho relatos, como dibujos de instantes a mano alzada, de búsqueda y de caminos. A estos personajes se les ha capturado cuando viajan, cuando olvidan, cuando vuelven o se interpelan, se esconden o se muestran carne a la intemperie. También cuando temen, y se dejan caer como gotas por el borde de la mesa. Cada historia está atravesada por un hilo que se va tejiendo entre los huecos de la piel de humanos imperfectos. Sus heridas, sus máscaras, los objetos y colores que construyen su realidad y el filo de esta cuando se hace vidrio a sus pies. Por sus formas de esquivar o perderse en cada paso, puede parecer que están a la deriva, pero quizás esa sea la magia de la palabra, el poder describir y dar sentido a un instante y que, a partir de ahí, sea nuestra historia la que pueda abrir posibilidades infinitas.



    Te dije que quizás los árboles que sembramos nos

    representaban a cada uno de nosotros.

    Y que me imaginaba a todos mis compañeros del jardín

    parados en el lugar de su árbol, cargando el peso de sus vidas.

    Algunos encorvados, otros sin ramas, otros erguidos,

    con flores, acaso felices. Todos ahí en el mismo sitio,

    pero sin tocarse, uno al lado del otro,

    creciendo en soledad.


    Mi carrito