Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.



    De pronto, la plácida luz nacarada de la luna llena desapareció. Los pájaros se enredaron en las ramas, buscando el silencio del refugio.

    La noche se volvió oscura, ni las estrellas hacían cosquillas con su luz. 

    ¡Eran las alas desplegadas de un temible, gigante y sorprendente dragón! ¿Pueden creerlo?

    HUAJ HUAJ HUAJ HUAJ SSSSSSSSS…

    De esta forma, con el suspenso vívido, la piel de gallina, la voluntad de atreverse a una aventura casi imposible, dos chicos, la Princesa Valiente (como a ella le gusta que la llamen en su barrio), su amigo Arturo y su perrito Hércules se animaron a lo que ningún adulto pudo hacer: descubrir cuál es el tesoro que tanto defiende el terrible y majestuoso Sigurd, el dragón devorador de papas fritas.

    El dragón devorador de papas fritas - Cecilia Vazquez Dusefante

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.



    De pronto, la plácida luz nacarada de la luna llena desapareció. Los pájaros se enredaron en las ramas, buscando el silencio del refugio.

    La noche se volvió oscura, ni las estrellas hacían cosquillas con su luz. 

    ¡Eran las alas desplegadas de un temible, gigante y sorprendente dragón! ¿Pueden creerlo?

    HUAJ HUAJ HUAJ HUAJ SSSSSSSSS…

    De esta forma, con el suspenso vívido, la piel de gallina, la voluntad de atreverse a una aventura casi imposible, dos chicos, la Princesa Valiente (como a ella le gusta que la llamen en su barrio), su amigo Arturo y su perrito Hércules se animaron a lo que ningún adulto pudo hacer: descubrir cuál es el tesoro que tanto defiende el terrible y majestuoso Sigurd, el dragón devorador de papas fritas.

    Mi carrito