Para abonar con moneda extranjera, ingresar a https://www.paypal.com/paypalme/ninapezediciones , abonar USD 12,00.- y enviar el comprobante del pago a ventasninapezediciones@gmail.com

     

    Envíos a todo el mundo.


    Marina se entera que Beatún, su pez favorito y mejor amigo, fue lanzado por el inodoro. Esa noche se duerme deseando con todas sus fuerzas que su pez regrese. Al despertar, se encuentra con que Ilio, una segunda mascota, puede hablar y comunicarse con ella a la perfección; y no solo eso, además él sabe hacia dónde llevan las corrientes del alcantarillado. Ambos parten en un viaje fantástico por las profundidades de la ciudad en busca del pez perdido.



    (…) antes te dije que no sintieras vergüenza

    porque está bien tener miedo, es normal.

    De hecho… yo tengo miedo también.

    Me da miedo que la pecera caiga.

    Si eso pasara se rompería y yo me haría mucho daño.

    Pero ¿sabés qué?, confío en vos para mantenerme a salvo

    y no dejarme caer. Yo estoy enfrentando mi miedo

    ahora mismo y es gracias a vos desde un principio.

    Yo confío en vos.

    La niña de las corrientes - Agustín Rodríguez

    $672,00

    Ver formas de pago

    Debido a la situación de cuarentena total en el país, los tiempos previstos de entrega pueden sufrir demoras. No hacemos entregas en persona. Los envíos por OCA se realizan los días viernes.

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con moneda extranjera, ingresar a https://www.paypal.com/paypalme/ninapezediciones , abonar USD 12,00.- y enviar el comprobante del pago a ventasninapezediciones@gmail.com

     

    Envíos a todo el mundo.


    Marina se entera que Beatún, su pez favorito y mejor amigo, fue lanzado por el inodoro. Esa noche se duerme deseando con todas sus fuerzas que su pez regrese. Al despertar, se encuentra con que Ilio, una segunda mascota, puede hablar y comunicarse con ella a la perfección; y no solo eso, además él sabe hacia dónde llevan las corrientes del alcantarillado. Ambos parten en un viaje fantástico por las profundidades de la ciudad en busca del pez perdido.



    (…) antes te dije que no sintieras vergüenza

    porque está bien tener miedo, es normal.

    De hecho… yo tengo miedo también.

    Me da miedo que la pecera caiga.

    Si eso pasara se rompería y yo me haría mucho daño.

    Pero ¿sabés qué?, confío en vos para mantenerme a salvo

    y no dejarme caer. Yo estoy enfrentando mi miedo

    ahora mismo y es gracias a vos desde un principio.

    Yo confío en vos.

    Mi carrito