Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.



    Un joven de alrededor de veintiséis años decide cuidar a un señor mayor. Lo lleva a pasear, lo ayuda cambiarse de ropa, y a bañarse. De a poco se va a acostumbrando a sus excentricidades, y convive con Ana, la que cocina y limpia. Este trío desarrollará una vida cotidiana con algunos accidentes. En este tomo encontraremos un diario muy especial. Y un deseo irrefrenable.



    A las nueve el viejo llamó a Ana, le pidió que lo lleve al baño. 

    No supe entender por qué no me lo pidió a mí, 

    puesto que dijo que solo se quería lavar las manos. 

    Pero lo cierto es que no quería que me diese cuenta 

    de que había llorado.

    Tal vez, como apenas me conocía, 

    no quería mostrar su lamento ante mí. Era muy pronto.

    Ana se dio cuenta que lloró y lo ayudó a lavarse la cara, 

    y el viejo le pidió que le maquille alrededor de los ojos 

    para que yo no me enterase de que había sollozado.

    Y le hizo prometer que no dijera nada. 


    El viejo, Ana y yo, Vol I - Maximiliano Patricio Ranieri

    $1.500,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.



    Un joven de alrededor de veintiséis años decide cuidar a un señor mayor. Lo lleva a pasear, lo ayuda cambiarse de ropa, y a bañarse. De a poco se va a acostumbrando a sus excentricidades, y convive con Ana, la que cocina y limpia. Este trío desarrollará una vida cotidiana con algunos accidentes. En este tomo encontraremos un diario muy especial. Y un deseo irrefrenable.



    A las nueve el viejo llamó a Ana, le pidió que lo lleve al baño. 

    No supe entender por qué no me lo pidió a mí, 

    puesto que dijo que solo se quería lavar las manos. 

    Pero lo cierto es que no quería que me diese cuenta 

    de que había llorado.

    Tal vez, como apenas me conocía, 

    no quería mostrar su lamento ante mí. Era muy pronto.

    Ana se dio cuenta que lloró y lo ayudó a lavarse la cara, 

    y el viejo le pidió que le maquille alrededor de los ojos 

    para que yo no me enterase de que había sollozado.

    Y le hizo prometer que no dijera nada. 


    Mi carrito