Para pagar con moneda extranjera envía tu pago de USD 12 (dólares estadounidenses) a ventasninapezediciones@gmail.com mediante PayPal indicando el título del libro que deseas comprar. Luego, nos pondremos en contacto para hacértelo llegar.


    ¿Alguna vez pensaste en la existencia del amor como un peligro? Pero de esos peligros lindos, que te dibujan mariposas en el corazón. Esos peligros que dan vida y no (m)atan, esos peligros que te desatan mundos de la garganta. Este libro es un apunte, un ayudamemoria, un “machete” para recordarte que en algún lugar extinto de la aversión, comenzamos a ser la especie en peligro de amor. Para que sepas que alguien más ya pasó por ese llanto, por esa soledad, por ese beso a destiempo y esas ganas voraces de amar. Para que entiendas que no estás solo con tu vorágine, con tus heridas y en tu sanación. Para que guardes en la repisa, en la mesita de luz o en el fondo de ese cajón que poco frecuentás. Para que puedas recurrir a él cuando tengas ganas de hablar... ¿Hablamos?



    Sanar(nos)

    también implica

    que cada tanto pique 

    donde nos dejaron de doler

    Especie en peligro de amor - Mila Costa Trujillo

    $6.500,00

    Ver formas de pago

    Los envíos pueden demorar hasta 5 días hábiles. Los de preventa, hasta dos meses.

    Calculá el costo de envío

    Para pagar con moneda extranjera envía tu pago de USD 12 (dólares estadounidenses) a ventasninapezediciones@gmail.com mediante PayPal indicando el título del libro que deseas comprar. Luego, nos pondremos en contacto para hacértelo llegar.


    ¿Alguna vez pensaste en la existencia del amor como un peligro? Pero de esos peligros lindos, que te dibujan mariposas en el corazón. Esos peligros que dan vida y no (m)atan, esos peligros que te desatan mundos de la garganta. Este libro es un apunte, un ayudamemoria, un “machete” para recordarte que en algún lugar extinto de la aversión, comenzamos a ser la especie en peligro de amor. Para que sepas que alguien más ya pasó por ese llanto, por esa soledad, por ese beso a destiempo y esas ganas voraces de amar. Para que entiendas que no estás solo con tu vorágine, con tus heridas y en tu sanación. Para que guardes en la repisa, en la mesita de luz o en el fondo de ese cajón que poco frecuentás. Para que puedas recurrir a él cuando tengas ganas de hablar... ¿Hablamos?



    Sanar(nos)

    también implica

    que cada tanto pique 

    donde nos dejaron de doler

    Mi carrito