Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.




    Historia de vida. Mis hijas adoptivas con Síndrome de Down relata cómo fue el proceso de adopción de las dos hijas de la autora cuando eran bebés. Hoy son dos mujeres adultas que comparten todo en familia: felicidades, angustias, alegrías, tristezas, pero, sobre todo, el afecto, pensando siempre en positivo, con empatía. Este libro intenta, con humildad, animar a otros a que también adopten niñas y niños con discapacidades.




    Llegó el día tan ansiado. 

    Nos levantamos, toda la familia, 

    para pasar por el juzgado desde el que nos acompañaría 

    la licenciada Juana González a la ciudad de La Plata, 

    donde nos estaba esperando ella, la bebé, nuestra hija. 

    Y ahí estaba, ¡hermosa! 

    Historia de vida. Mis hijas adoptivas con Síndrome de Down - Coca Llacer

    $1.600,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.




    Historia de vida. Mis hijas adoptivas con Síndrome de Down relata cómo fue el proceso de adopción de las dos hijas de la autora cuando eran bebés. Hoy son dos mujeres adultas que comparten todo en familia: felicidades, angustias, alegrías, tristezas, pero, sobre todo, el afecto, pensando siempre en positivo, con empatía. Este libro intenta, con humildad, animar a otros a que también adopten niñas y niños con discapacidades.




    Llegó el día tan ansiado. 

    Nos levantamos, toda la familia, 

    para pasar por el juzgado desde el que nos acompañaría 

    la licenciada Juana González a la ciudad de La Plata, 

    donde nos estaba esperando ella, la bebé, nuestra hija. 

    Y ahí estaba, ¡hermosa! 

    Mi carrito