Los recuerdos, las vivencias y las experiencias de vida trascienden la memoria racionalizada; nacen, viven y se desarrollan en la piel, recorren las venas, sangran y constituyen los cuerpos.

    Quizás en la epidermis se albergan y resisten evocaciones ancestrales de todo tipo, ignoradas por las historias oficiales, e inevitables constructoras de la identidad individual y colectiva. Historias de las diferencias y similitudes, de lo moral e inmoral, de los encierros y las libertades; una extensa lista de dualidades que se definen por oposición, sin finalmente determinar los sentires.


    La Pachamama Madre Tierra y la fuerza de los Andes, las había dotado con su propio poderío, las había hecho brotar desde su matriz, las había nutrido con sus aguas de manantial y había alimentado sus bocas con los frutos de aquella región tan alta como ellas. 

    Venían de otra cima del mundo. Venían de la mismísima tierra. Y allí rindiendo culto solo a la madre naturaleza, le hablaron a los ajayus del viento, del sol y de la nieve, agradeciendo por favorecer el viaje. 


    Legados ancestrales - Nadia Quant

    $750,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Los recuerdos, las vivencias y las experiencias de vida trascienden la memoria racionalizada; nacen, viven y se desarrollan en la piel, recorren las venas, sangran y constituyen los cuerpos.

    Quizás en la epidermis se albergan y resisten evocaciones ancestrales de todo tipo, ignoradas por las historias oficiales, e inevitables constructoras de la identidad individual y colectiva. Historias de las diferencias y similitudes, de lo moral e inmoral, de los encierros y las libertades; una extensa lista de dualidades que se definen por oposición, sin finalmente determinar los sentires.


    La Pachamama Madre Tierra y la fuerza de los Andes, las había dotado con su propio poderío, las había hecho brotar desde su matriz, las había nutrido con sus aguas de manantial y había alimentado sus bocas con los frutos de aquella región tan alta como ellas. 

    Venían de otra cima del mundo. Venían de la mismísima tierra. Y allí rindiendo culto solo a la madre naturaleza, le hablaron a los ajayus del viento, del sol y de la nieve, agradeciendo por favorecer el viaje. 


    Mi carrito