Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.



    Un mundo lleno de sorpresas, donde los sueños se mezclan con la realidad. Peces, delfines, un grillo que habla con las estrellas, monstruos prehistóricos, monedas mágicas, pájaros extraños, un chico que habla con las flores, un globo que lleva a Manu de paseo. Aventuras, donde la curiosidad y el amor están siempre presentes. Y con la yapa de dos poemas.



    Trató de agarrar uno, luego otro y después otro más. Tenía como cincuenta, cuando el viento se hizo más potente y levantó los globos y con ellos a Manuel, que se aferró fuertemente a los hilos.

    

    El globo amarillo - Rafael M. Giménez

    $1.500,00

    Ver formas de pago

    Calculá el costo de envío

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.



    Un mundo lleno de sorpresas, donde los sueños se mezclan con la realidad. Peces, delfines, un grillo que habla con las estrellas, monstruos prehistóricos, monedas mágicas, pájaros extraños, un chico que habla con las flores, un globo que lleva a Manu de paseo. Aventuras, donde la curiosidad y el amor están siempre presentes. Y con la yapa de dos poemas.



    Trató de agarrar uno, luego otro y después otro más. Tenía como cincuenta, cuando el viento se hizo más potente y levantó los globos y con ellos a Manuel, que se aferró fuertemente a los hilos.

    

    Mi carrito