Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.



    Los poemas de Papeles de caramelo son aromas para iniciar un camino que no tiene ni edad ni tiempo.

    Los predilectos de la autora son los que surgen con aroma a huerta, los que misteriosamente atan corazones o los que se vuelven caballeros con espadas y sombreros para defender algún animal en problemas o a nuestra Madre Tierra. Poemas que te dejan un espacio justito debajo del alma para mirar a la vida con ojos nuevos.


    El sol muy friolento

    buscaba frazadas

    y un día lo encuentro

    entrando a mi casa.

    Un rayo primero

    pidiendo permiso

    después el siguiente

    y te sigo el cuento

    eran sus bracitos

    buscando mi almohada.

    Le ofrecí cacao

    sopas y tecitos

    café capuchino

    y unos matecitos.

    Papeles de caramelo - Elena Juliana Suárez

    Para abonar con moneda extranjera, realizar la compra mediante esta web para obtener un número de orden

    y abonar USD 12 mediante PayPal al email ventasninapezediciones@gmail.com

    LOS ENVÍOS INTERNACIONALES SE REALIZAN MEDIANTE CORREO ARGENTINO CON SEGUIMIENTO, con costo a cargo del comprador.

    Si deseás el libro en FORMATO DIGITAL, seleccióná la forma de envío “Libro en formato digital - sin costo de envío”.



    Los poemas de Papeles de caramelo son aromas para iniciar un camino que no tiene ni edad ni tiempo.

    Los predilectos de la autora son los que surgen con aroma a huerta, los que misteriosamente atan corazones o los que se vuelven caballeros con espadas y sombreros para defender algún animal en problemas o a nuestra Madre Tierra. Poemas que te dejan un espacio justito debajo del alma para mirar a la vida con ojos nuevos.


    El sol muy friolento

    buscaba frazadas

    y un día lo encuentro

    entrando a mi casa.

    Un rayo primero

    pidiendo permiso

    después el siguiente

    y te sigo el cuento

    eran sus bracitos

    buscando mi almohada.

    Le ofrecí cacao

    sopas y tecitos

    café capuchino

    y unos matecitos.

    Mi carrito